Alergia o intolerancia alimentaria: cómo reconocer los síntomas de cada uno

Alergia o intolerancia alimentaria: cómo reconocer los síntomas de cada uno

Las intolerancias y alergias alimentarias son de lo más comunes. Pero, aunque ambas hacen que la ingesta de alimentos tenga una reacción negativa por parte del cuerpo, es muy importante no confundirlas y aprender a diferenciarlas.

El doctor Francesc Casellas, responsable del Comité de Nutrición de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD), explica que cuando cualquier persona toma un alimento, «no debería suceder nada en nuestro cuerpo, más allá de que nos siente bien». El problema llega cuando, tras la ingesta, nuestro cuerpo tiene una reacción. ¿Cuáles pueden ser? Apunta el doctor que puede ir desde una alergia e intolerancia, a una intoxicación.

«Cuando hablamos de una alergia, lo hacemos de un alimento que tiene un alérgeno, normalmente una proteína, y este genera una reacción; no a todo el mundo le tiene que sentar mal, pues es una cosa muy personal», explica el doctor Casellas. Añade la nutricionista Elisa Blázquez, docente del Máster de Suplementación Nutricional de la Escuela de Salud Integrativa (ESI), que una alergia suele tener una reacción más rápida «y da lugar a una cascada de reacciones inflamatorias».

¿Qué diferencia hay entre alergia e intolerancia?

Si nos referimos a la intolerancia, esta es cuando nuestro cuerpo no es capaz de asimilar y digerir un componente del alimento que hemos ingerido. «Las intolerancias pueden ser de diferentes tipos: a la lactosa, en la que no tenemos la capacidad enzimática para digerir; o la intolerancia a la fructosa, en la que no somos capaces de absorber a través de la luz intestinal», apunta Elisa Blázquez.

Para diferenciar estas dos reacciones, es importante saber cómo reacciona nuestro cuerpo a una u otra situación. En el caso de la alergia hablamos de una reacción muy rápida y en la que tan solo una pequeña cantidad de alimentos puede propiciarla. «Una de las diferencias con la intolerancia es que en esta depende de la cantidad: cuanto más consumes de una cosa a la que eres intolerante más síntomas y molestias tienes», explica el doctor Casellas.

Alergias más comunes

  • Frutos secos
  • Mariscos
  • Huevo
  • Sésamo
  • Caseína láctea

Intolerancias más comunes

  • Lactosa
  • Gluten
  • Fructosa
  • Sorbitol

Los síntomas de la intolerancia suelen limitarse a lo digestivo: se pueden experimentar dolores abdominales, gases, diarrea… «Son síntomas difusos, por ello hay muchas personas que son intolerantes a algunos alimentos y viven sin ser conscientes de ello», apunta Elisa Blázquez. Añade la profesional que, por la intolerancia, «algunas personas también tienen dolores de cabeza, dolor articular, fatiga o pérdida de peso provocada por consumir alimentos a los que tienen intolerancia».

Síntomas de las intoleracias y alergias

En cuanto a las alergias, aunque los síntomas también pueden ser digestivos, van más allá, pues aparecen, explica el doctor Casellas, los «síntomas clásicos de la alergia». Estos, apunta Blázquez, son muy diversos: urticaria, picor, hinchazón en alguna parte del cuerpo, vómitos, diarreas, dolor abdominal… «La reacción histaminérgica es compleja y puede ser moderada o muy grave, pero siempre hay una clínica clara y directamente relacionada con el alérgeno que se consume», asegura.

¿Y con el tiempo puede mejorar una alergia o una intolerancia? «Las intolerancias pueden mejorarse en la mayoría de los casos, pero intolerancia a la lactosa y al gluten puede tener una base genética y en este caso es más complicado», apunta Elisa Blázquez. Aun así, comenta que en el resto de los casos la mala tolerancia depende en gran medida de la salud de nuestra microbiota intestinal, un gran modulador de la inmunidad de mucosas. «Si mejoramos la salud intestinal, muchas intolerancias mejoran o desaparecen», concluye.

Fuente: abc.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: