Leucemia

Leucemia

Visión general

La leucemia es un cáncer de los tejidos que forman la sangre del cuerpo, incluidos la médula ósea y el sistema linfático.

Existen muchos tipos de leucemia. Algunas formas de leucemia son más comunes en los niños. Otras formas de leucemia ocurren principalmente en adultos.

La leucemia suele afectar a los glóbulos blancos. Los glóbulos blancos son potentes combatientes de las infecciones; normalmente crecen y se dividen de manera ordenada, según los necesita su cuerpo. Pero en las personas con leucemia, la médula ósea produce una cantidad excesiva de glóbulos blancos anormales, que no funcionan correctamente.

El tratamiento de la leucemia puede ser complejo, según el tipo de leucemia y otros factores. Pero existen estrategias y recursos que pueden ayudar a que su tratamiento sea exitoso.

Síntomas

Los síntomas de la leucemia varían según el tipo de leucemia. Los signos y síntomas comunes de la leucemia incluyen:

  • Fiebre o escalofríos
  • Fatiga persistente, debilidad.
  • Infecciones frecuentes o graves.
  • Perder peso sin intentarlo
  • Ganglios linfáticos inflamados, hígado o bazo agrandados
  • Sangrado o hematomas fáciles
  • Hemorragias nasales recurrentes
  • Pequeñas manchas rojas en la piel (petequias)
  • Sudoración excesiva, especialmente por la noche.
  • Dolor o sensibilidad en los huesos

Cuando ver a un doctor

Concierte una cita con su médico si tiene signos o síntomas persistentes que le preocupan.

Los síntomas de la leucemia suelen ser vagos e inespecíficos. Puede pasar por alto los primeros síntomas de la leucemia porque pueden parecerse a los síntomas de la gripe y otras enfermedades comunes.

A veces, la leucemia se descubre durante los análisis de sangre por alguna otra afección.

Causas

Sistema linfáticoAbrir cuadro de diálogo emergente

Los científicos no comprenden las causas exactas de la leucemia. Parece desarrollarse a partir de una combinación de factores genéticos y ambientales.

Cómo se forma la leucemia

En general, se cree que la leucemia ocurre cuando algunas células sanguíneas adquieren cambios (mutaciones) en su material genético o ADN. El ADN de una célula contiene las instrucciones que le indican a la célula qué hacer. Normalmente, el ADN le dice a la célula que crezca a una velocidad determinada y que muera en un momento determinado. En la leucemia, las mutaciones le dicen a las células sanguíneas que continúen creciendo y dividiéndose.

Cuando esto sucede, la producción de células sanguíneas se descontrola. Con el tiempo, estas células anormales pueden desplazar a los glóbulos sanos de la médula ósea, lo que lleva a una menor cantidad de glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas sanos, lo que provoca los signos y síntomas de la leucemia.

Cómo se clasifica la leucemia

Los médicos clasifican la leucemia según su velocidad de progresión y el tipo de células involucradas.

El primer tipo de clasificación se basa en la rapidez con la que progresa la leucemia:

  • Leucemia aguda. En la leucemia aguda, las células sanguíneas anormales son células sanguíneas inmaduras (blastos). No pueden realizar sus funciones normales y se multiplican rápidamente, por lo que la enfermedad empeora rápidamente. La leucemia aguda requiere un tratamiento agresivo y oportuno.
  • Leucemia crónica. Hay muchos tipos de leucemias crónicas. Algunos producen demasiadas células y otros provocan que se produzcan muy pocas células. La leucemia crónica involucra células sanguíneas más maduras. Estas células sanguíneas se replican o acumulan más lentamente y pueden funcionar normalmente durante un período de tiempo. Algunas formas de leucemia crónica inicialmente no producen síntomas tempranos y pueden pasar desapercibidas o no diagnosticadas durante años.

El segundo tipo de clasificación es por tipo de glóbulo blanco afectado:

  • Leucemia linfocítica. Este tipo de leucemia afecta las células linfoides (linfocitos), que forman tejido linfoide o linfático. El tejido linfático forma su sistema inmunológico.
  • Leucemia mielógena. Este tipo de leucemia afecta las células mieloides. Las células mieloides dan lugar a glóbulos rojos, glóbulos blancos y células productoras de plaquetas.

Tipos de leucemia

Los principales tipos de leucemia son:

  • Leucemia linfocítica aguda (LLA). Este es el tipo más común de leucemia en los niños pequeños. La ALL también puede ocurrir en adultos.
  • Leucemia mielógena aguda (AML). La AML es un tipo común de leucemia. Ocurre en niños y adultos. La leucemia mieloide aguda es el tipo más común de leucemia aguda en adultos.
  • Leucemia linfocítica crónica (CLL). Con CLL , la leucemia crónica en adultos más común, puede sentirse bien durante años sin necesidad de tratamiento.
  • Leucemia mielógena crónica (LMC). Este tipo de leucemia afecta principalmente a adultos. Una persona con CML puede tener pocos o ningún síntoma durante meses o años antes de entrar en una fase en la que las células leucémicas crecen más rápidamente.
  • Otros tipos. Existen otros tipos más raros de leucemia, incluida la leucemia de células pilosas, los síndromes mielodisplásicos y los trastornos mieloproliferativos.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar su riesgo de desarrollar algunos tipos de leucemia incluyen:

  • Tratamiento previo contra el cáncer. Las personas que han recibido ciertos tipos de quimioterapia y radioterapia para otros cánceres tienen un mayor riesgo de desarrollar ciertos tipos de leucemia.
  • Desordenes genéticos. Las anomalías genéticas parecen influir en el desarrollo de la leucemia. Ciertos trastornos genéticos, como el síndrome de Down, están asociados con un mayor riesgo de leucemia.
  • Exposición a ciertos químicos. La exposición a ciertos productos químicos, como el benceno, que se encuentra en la gasolina y es utilizado por la industria química, está relacionada con un mayor riesgo de algunos tipos de leucemia.
  • De fumar. Fumar cigarrillos aumenta el riesgo de leucemia mielógena aguda.
  • Antecedentes familiares de leucemia. Si a miembros de su familia se les ha diagnosticado leucemia, su riesgo de contraer la enfermedad puede aumentar.

Sin embargo, la mayoría de las personas con factores de riesgo conocidos no contraen leucemia. Y muchas personas con leucemia no tienen ninguno de estos factores de riesgo.

Fuente: mayoclinic.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: